¿Cómo será el modelo laboral del futuro?

Publicado el
Sage Advice, teletrabajo

El modelo laboral del futuro está cambiando, la cultura del “presencialismo” en las oficinas se ha comprobado que no es necesaria.

  • ¿Cómo será el modelo laboral del futuro? ¿El teletrabajo se queda al 100% o se implementará un modelo híbrido?
  • En este post reflexionamos sobre todos los cambios que se avecinan: oficinas flexibles, coworking, espacios colaborativos y otras novedades.

En enero de 2020 no se podía presagiar el enorme impacto que ha tenido, en el modelo laboral que existía hasta ese momento, el confinamiento. De un día para otro se pasó de trabajar en la oficina a trabajar desde casa y la experiencia ha tenido efectos positivos y negativos. De hecho, el informe de Capgemini El futuro del trabajo: del modelo remoto a uno híbrido, destaca que el 63% de las organizaciones experimentó un aumento de la productividad, pero el 56% de los empleados muestran preocupación por estar “siempre conectados”.

¿Cómo será el modelo laboral del futuro?

Parece que nos acercamos a una nueva normalidad laboral, tras meses de incertidumbre debida a la pandemia. Pero es el momento de que las empresas decidan cómo quieren que sea el modelo laboral de los próximos meses o años considerando que:

  • Es fundamental mantener la motivación de los empleados.
  • Los nuevos empleados se deben sentir atendidos.
  • Las oficinas deben ser espacios saludables y seguros.
  • Se tendrá que encontrar una forma de suplir las sinergias o relaciones que surgen en la oficina.
  • Los empleados deben tener a su disposición todas las herramientas y tecnologías que necesiten para trabajar en remoto.

Características del modelo laboral del futuro

Considerando todo lo anterior, el modelo laboral del futuro tendrá las siguientes características:

Será un modelo laboral híbrido

Se trata de un modelo que combina el trabajo en remoto con la presencia en las oficinas. De manera que tanto los empleados como las organizaciones se benefician de las ventajas de ambos modelos. En este modelo es necesario considerar dos aspectos fundamentales. Por un lado, la adecuación del espacio de trabajo a la realidad. Y, por otro lado, la creación de una cultura corporativa que apoye el modelo híbrido.

El foco estará en los empleados

El bienestar de los empleados es esencial para las empresas por lo que el modelo laboral debe estar enfocado hacia ese bienestar. Para ello es necesario que se controlen las horas de conexión y que se respete el tiempo de ocio y descanso de los empleados.

Las oficinas serán más pequeñas

Según la consultora inmobiliaria CBRE en los próximos años las empresas necesitarán un 14% menos de espacio si se enfocan en un modelo híbrido. Pero este porcentaje se podría ajustar en el futuro considerando la necesidad de que se deba mantener una distancia interpersonal y que los metros cuadrados que se asignan por persona aumenten.

Los espacios serán más flexibles e integrados

Durante mucho tiempo las oficinas se han diseñado con espacios separados: despachos, salas de reuniones, zonas comunes etc. Sin embargo, el modelo laboral híbrido requiere cambios y que los espacios sean flexibles y colaborativos. Se tiende a modelos parecidos al coworking donde se comparten salas de reuniones o personal administrativo, por ejemplo.

Se generalizará el hot desking

El hot desking facilita el uso de espacios por varias personas. Por ejemplo, se puede implantar un sistema de reserva de mesa o de espacio de manera que un escritorio se pueda utilizar por varios empleados.

Continuará el uso de herramientas colaborativas

Las herramientas colaborativas son fundamentales en el modelo híbrido. Por eso muchas empresas están utilizando aplicaciones para videollamadas, archivos compartidos o software de gestión de empresas.

Los retos del teletrabajo

El teletrabajo supone ventajas e inconvenientes y, a la vez, una serie de retos que se deben considerar:

  • Es necesario hacer un seguimiento del trabajo realizado por los empleados, de manera que los proyectos puedan seguir adelante, a la vez que se permite una mayor flexibilidad.
  • El área de IT de las empresas tiene que manejar sistemas complejos para facilitar el teletrabajo y aumentar los niveles de seguridad.
  • El equilibrio entre trabajo y vida personal es fundamental para evitar que los empleados sientan que están siempre conectados y se pueda favorecer la retención y atracción de talento.
  • La normativa debe evolucionar para regular el nuevo modelo laboral y proteger los derechos e intereses de empresarios y empleados.

En definitiva, el modelo laboral del futuro es un modelo en el que predominarán las plantillas dispersas, los espacios de trabajo compartidos y colaborativos y en el que el foco siempre deberá estar en el bienestar y satisfacción del empleado.

Artículo extraído de Sage Advice, escrito por Arantxa Álvaro, escritora, redactora y abogada, especvialiosta en contenidos jurídicos.

Deja una respuesta

Abrir chat